Pedro Mari Sánchez: «Me casaría otras siete mil veces con mi mujer»

Posted on

Ya que tanto admira a los clásicos, recurramos a los clásicos: Pedro Mari Sánchez (68 años) es polvo, pero polvo enamorado. Enamorado de su profesión y de su mujer, Ana Martín-Coello: «El trabajo y el amor rejuvenecen. Yo me he quitado muchos años de encima porque tengo la suerte de trabajar en algo que me apasiona y porque he encontrado a la mejor compañera posible para este viaje que es la vida», confiesa el actor. Las dos pasiones de Pedro Mari tienen algo en común: la palabra. Con ella, el actor crea personajes, universos, y su mujer, Anita, periodista, los descubre y analiza. Están a punto de publicar el libro ‘La palabra mágica’, que les va a presentar Elvira Lindo: «Escribir a cuatro manos es una experiencia apasionante. Todo ha ido rodado porque los dos nos complementamos en esta idea de que el discurso oral, la sonoridad de las palabras, construyen nuestra identidad frente a los demás, inciden en todo el mundo».

Una zarzuela (‘Pan y toros’), una película (‘Alguien que cuide de mí’), una obra de teatro (‘Plátanos, cacahuetes y Lo que el viento se llevó’) y el monólogo (‘La palabra de oro’) confirman su teoría: «En esta profesión, o te mueres de hambre o te mueres de sueño. Y yo soy de entregarme, de darlo todo. Si no corro riesgos no me vale la pena». Lo supo desde que salió, casi desnudo, a vivir cada noche una desmadrada aventura con ‘The Rocky Horror Show’: «La transgresión me ha enseñado a ser atrevido, a no tener miedo al riesgo».

Vivir muchas vidas

Siempre que llega a un teatro realiza el mismo ritual: «Me gusta tocar el escenario y llevarme la mano a la boca para besarla». Lleva casi seis décadas haciéndolo. ¡Quién se lo iba a decir a ese niño que iba a misa todos los domingos y al que el cura, profesor en La Paloma, convenció para subirse a una mesa y empezar a cantar! «Luego llegaron los festivales benéficos, donde actué con Carmen Sevilla o Estrellita Castro, que fue quien me comentó que Pedro Masó buscaba niños para la película ‘La gran familia.’ ‘Ve y dile que vas de mi parte’, me dijo«. A los nueve años se subió a un avión por primera vez para viajar a Roma: »Tuve una ventana abierta al mundo que no me correspondía, porque yo venía de familia humilde. Tenía mi mundo de fantasía, claro, pero nunca soñé que se haría realidad. De pronto andaba rodeado de adultos, de artistas, descubriendo un universo que me sobrepasaba. Y luego, en casa, tenía la suerte de tener a unos padres que me daban mucho amor. Podía ser juguetón con la familia y responsable en el trabajo. Gracias a eso puedo presumir de haber vivido muchas vidas«.

Pedro Mari Sánchez en ‘The Rocky Horror Show’ ABC

Como está «algo fastidiado de las manos», Pedro Mari no puede tocar la guitarra, uno de sus hobbies favoritos. «Además, tuve no hace mucho una lesión en la rodilla, así que poco deporte puedo hacer». Le gusta el motociclismo, el automovilismo y la cocina «pero no me veo en ‘MasterChef Celebrity’, no me gustan las competiciones. Además, yo en ese sentido soy muy humilde, me considero heredero de la cocina tradicional. Yo soy de mi marmitako, mis arroces, mi rabo de toro, mi tortilla… No he tenido tiempo para aprender técnicas como las esferificaciones». Y menos si eso significa perder el sagrado momento de la siesta: «Después de comer necesito dormir, aunque sea un cuarto de hora. Eso es sagrado, y no es cosa de la edad, me ha pasado siempre. Si no lo hago no soy persona, no puedo ni pensar». Y ahora mismo tiene demasiadas cosas en la cabeza.

La foto: La felicidad

La instantánea pertenece a su álbum personal, sacada de un viaje a Portugal, donde pasearon un amor incondicional. «Vivo el momento más trascendental de mi vida gracias a ella», confiesa el actor. «En mi caos, Anita pone orden, añade un color diferente a mi mundo, me despierta la curiosidad, tengo más ganas de hacer cosas, pero de hacerlas sin prisa, disfrutándolas». Por esa razón, su boda, hace ya cuatro años, fue el día más feliz: «Me recuerdo con una sonrisa imborrable, tan larga que por la noche me dolían los mofletes. Pero esa felicidad no se ha borrado, está presente todavía». La ceremonia fue «íntima y entrañable, en una notaría, con Juan Echanove como padrino. Luego llegó la sorpresa, un banquete en Santceloni que resultó una maravilla. El menú, la vajilla, el ritual… Todo fue perfecto. Me casaría con ella siete mil veces más».

Pedro Mari Sánchez junto a su mujer Ana Martín-Coello en Portugal ABC

A Pedro Mari y Ana les gusta «estar con amigos y compartir. También disfrutamos estando en silencio juntos, porque a veces no hace falta hablar y sí darnos pequeños espacios de respiración». Pedro Mari siente que su vínculo con Canarias parecía escrito: «Ana es tinerfeña, pero en las islas siempre me se sentido sobrecogido por su paisaje, su cultura, su gente. Allí rodé ‘Esposados’, el corto nominado a los Oscar. »No pude ir a Hollywood porque no me dieron permiso en el Teatro Clásico Nacional, una pena, pero hace ilusión saber que ‘Los Angeles Times’ me llama ‘el nuevo Mastroianni’. Eso no me lo quita nadie«.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Tiktok Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.