James Taylor: el artesano arrasa en Madrid

Posted on

El concierto es un baile con el recuerdo de Holly y su acogedora casa de madera y piedra canadiense. Eran los primeros compases de la adolescencia, confusos y exaltados, y aprendí «Carolina in my Mind» con la idea de cantársela. Hay algo de lo acogedor que era su casa, en la que siempre crepitaba una chimenea, en el Auditorio de hoy: cuatro focos en simetría, apenas tres taburetes y el minimalismo de un salón de suburbio norteamericano.

Es maravilloso porque James Taylor es mortal. Duda, olvida líneas en alguna canción y se le nota tenso, especialmente en la primera mitad. No tiene ese aura de grandeza, de ser mayor que la propia vida que sí tienen otros y eso le vuelve cercano: es un artesano cuya misión es pelear con el papel aún sabiendo que la norma es la derrota.

Arrancan puntuales con «Something in the way she knows», directa al corazón. James Taylor, desde ahora «el artesano», sufre. Titubea, se olvida y la termina como puede, poniendo una sonrisa forzada. El concierto es el primero de la gira europea y se notan nervios en su alta y escuálida armadura. Sigue Country Road y sucede lo esperado: entra en calor y el concierto se convierte en un ritual de alquimistas.

 

La banda, «All-Star Band», son tres de los mejores músicos que he visto jamás. Steve Gadd, célebre batería, es capaz de hacer que la música se llene de colores aún tocando pianissimo y lentissimo. Al buen músico se le conoce tocando despacio y suave; salvo contadas excepciones, ese es el setlist que trae el estadounidense.

Es imposible exagerar la diferencia acústica entre el Auditorio y cualquier otro recinto de «macroconciertos» de la capital. Se escuchan los graves con nitidez, no como una manada de demonios chillando y sí como el pegamento sónico que debe ser en la música. La banda son «sólo» cuatro, un formato reducido que ayuda: batería, bajo, una guitarra eléctrica solista y James Taylor, que es buen guitarrista acústico con una mano derecha más que notable. Sin forzar, tocando con el volumen al 6, llenan de magia la sala sinfónica; si el mundo tuviera sentido, todos los conciertos serían aquí.

«Sweet baby james» sigue y se lucen todos. Taylor susurra sobre el tremolo sutil de un guitarrista virtuoso. El bajista, sin apenas tocar, está en todos lados y Steve Gadd, ahora con escobillas, es locomotora de vapor en una tarde soleada de Brookline, Massachussets.

El artesano empuña la eléctrica por primera vez y, solo de armónica incluido, lanza a la banda en un lento blues («Steamroller») donde bajista y guitarra intercambian un par de solos.

Como canciones destacan, aparte de las obvias, «Copperline» y «Up on my roof», que cierran la primera mitad.

Ya en el segundo pase, lágrimas en «Don’t let me lonely», una de esas baladas atemporales que ha esculpido el artesano. En ella se aprecia que su voz, brillante en el registro agudo, ha perdido fuerza en el grave; peajes de la sabiduría.

La banda, que sigue a lo suyo, juega al pilla-pilla en «Fire and Rain», renovando el clásico con mucho éxito y protagonismo de la sección rítmica. Los hits empiezan a encadenarse y se intuye el final.

«Carolina in my mind», que suena como la casa de madera y piedra canadiense en la que vivía Holly, le arranca unas gotas de lluvia a mis ojos y «Mexico», favorita personal, contagia su energía a pesar de varios lapsus líricos del artesano.

Menos mal que suena «Shower the people», recordándome un detalle que había olvidado mencionar: su dicción al cantar es sublime, siendo ese aspecto tan fácil de olvidar una de las diferencias entre los muy buenos y las leyendas.

El final se cuenta sólo. «Smiling face», brillante canción donde el artesano pelea de nuevo con sus limitaciones, abre la puerta a los bises: «You’ve got a friend» y «How sweet it is», sin duda una de sus mejores obras.

Ya en casa, una tormenta golpea Madrid. A través de la ventana escucho las gotas, la abro y, poéticamente, su crujido al caer se parece al de la chimenea de aquella casa de madera y piedra en la que toqué «Carolina in my mind» para una chica hace ya 13 años. Igual le pego un toque.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Tiktok Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.